Aperitivos

A la hora de preparar una mesa para nuestros invitados siempre le damos mucha importancia a los entrantes, tanta que a veces “llenamos” demasiado sus estómagos con los aperitivos provocando con ello que no puedan con el resto de nuestros platos, que en realidad es la comida principal.

Los aperitivos han de estar muy equilibrados con el resto de platos y debemos evitar que sean pesados o demasiado sabrosos, lo cual dejaría los paladares un tanto desorientados para degustar el resto de las recetas.

Una buena parte del éxito de nuestros aperitivos, entremeses o entrantes será la presentación, donde nos deberemos volcar de manera exquisita aunque sin excedernos pues un plato demasiado sofisticado impide que los comensales se decidan a probarlo.

Canapés, embutidos, frituras, conservas, ensaladas o ensaladillas… la imaginación y la creatividad han de ser el primer ingrediente de un aperitivo y en mi libro La Cocina Antica os muestro una selección de mis recetas para este importante primer paso en una mesa acogedora y tradicional.